Total 0,00 € (0)
 x 

El carro está vacío!

En nuestra tienda
En nuestra web
En nuestro blog
Espera un minuto, mientras que estamos haciendo el calendario

El farmacéutico y el autocuidado en patologías de los párpados

El farmacéutico y el autocuidado en patologías de los párpados

El farmacéutico y el autocuidado en patologías de los párpados

Los párpados son pliegues de tejido muscular blando que se sitúan por delante del globo ocular y cumplen importantes funciones protectoras tanto a nivel de protección, evitar la entrada de cuerpos extraños, como a nivel de limpieza y lubricación. Ante la llegada de un cuerpo extraño, una luz intensa o un ruido repentino, se desencadena un reflejo que hace que los párpados se muevan y el ojo se cierre.
El movimiento regular de los párpados (unas 20 veces por minuto) contribuye a la distribución uniforme sobre la conjuntiva y la córnea de las secreciones de las glándulas oculares que limpian y mantienen el ojo húmedo.

Los párpados sufren con frecuencia alteraciones, en las que podemos diferenciar según la causa, las debidas a inflamaciones, a alteraciones cutáneas y a posiciones anómalas de los párpados:

1. Alteraciones inflamatorias

Las alteraciones que cursan con inflamación son en su mayoría debidas a infecciones que a veces vienen determinadas por la acumulación de secreciones que favorecen la proliferación patológica.
a) Blefaritis
Son inflamaciones e infecciones agudas o crónicas en los bordes palpebrales. Constituye junto a los orzuelos, las patologías más frecuentes que afectan a los párpados. Su etiología exacta se desconoce, pero juegan un importante papel las infecciones por estafilococos y la seborrea. Pueden afectar a la base de las pestañas (blefaritis anterior) o a las glándulas de Meibomio (blefaritis posterior)
• Blefaritis seborreica: se asocia en general con la dermatitis seborreica. Los cambios cutáneos producidos por dicha dermatitis en el cuero cabelludo, la zona nasolabial, retroauricular, etc. se localizan también en los párpados, originando descamación, picor y sensación de cuerpo extraño en interior del ojo. No se suelen producir otras manifestaciones secundarias graves a tener en cuenta. Puede presentarse aislada, pero es frecuente que aparezca asociada a infecciones por estafilococos, ya que el exceso de secreción grasa que se acumula en los párpados crea unas condiciones ideales para el desarrollo de bacterias que irritan más y agravan el proceso.
• Blefaritis infecciosa: se origina por una proliferación bacteriana, habitualmente de estafilococos que altera las características de la secreción grasa producida en los párpados de manera que la película de lágrima pierde sus condiciones específicas y produce síntomas diversos como hiperemia y descamación. Las complicaciones
en algunos casos revisten una gran importancia como la triquiasis (crecimiento hacia dentro de las pestañas) o la madorosis (caída de las pestañas)
• Blefaritis posterior: puede aparecer aislada o unida a una blefaritis seborreica, siempre por la disfunción de las glándulas de Meibomio, aunque también puede asociarse a acné o rosácea. Se produce una inflamación alrededor de los orificios de las glándulas, con obstrucción de los conductos que dan lugar a placas semisólidas o en casos más graves, se forman quistes.
El tratamiento de las blefaritis depende de la causa que las origina, pero en cualquiera de ellas, la higiene palpebral externa cobra una importancia vital. El borde de un párpado que sufre blefaritis es irregular y favorece la aparición de conjuntivitis e incluso queratitis. Si la superficie y los bordes de los párpados están limpios, las escasas bacterias que pueden quedar tras la limpieza no encontrarán el medio idóneo para proliferar y serán poco probables las infecciones y la inflamación.
El uso cotidiano de esta medida tan simple supone la mejor prevención.
b) Orzuelos
Es la consecuencia de una infección bacteriana aguda de las glándulas palpebrales. Si es externo están afectadas las glándulas de Zeiss o de Moll y si es interno las de Meibomio. En la mayor parte de los casos el agente responsable es el Staphylococcus aureus cuya proliferación se ve favorecida entre otras por el estrés, el cansancio, una dieta deficiente o la diabetes. Es un nódulo doloroso con un punto central de pus. En la mayor parte de los casos se resuelve sólo, pues drena 3 ó 4 días después de formarse. Si no fuera así, es recomendable aplicar calor y por último un antibiótico tópico en forma de colirio o ungüento.
c) Chalazión
Es un nódulo que se forma por acumulación de la secreción de la glándula de eibomio. No duele al palparlo, y se resuelve de forma espontánea excepto en raras ocasiones.

2. Alteraciones cutáneas

La piel más fina del organismo es la de los párpados, sobre todo, la del inferior, de ahí que sean tan vulnerables a los agentes externos sol, tabaco, etc.) y a los cambios que por la edad se producen en la piel, sufriendo los mismos problemas que el resto de la piel corporal (dermatitis, verrugas, etc.).
a) Xantelasma
Suele afectar a mujeres en el climaterio, a pacientes con problemas en las vías biliares o a diabéticos con el nivel de lipoproteínas alto. Se observan placas amarillentas blandas, bilaterales debidas a una alteración del metabolismo local de las grasas. Las placas se eliminan quirúrgicamente pero el porcentaje de recidivas es alto.

3. Posiciones anómalas

Con la edad el tejido conectivo y el tejido muscular de los párpados se debilitan y se origina un cambio en la posición sobre todo del párpado inferior, bien hacia dentro o bien descolgado hacia fuera.
a) Ectropión
Es la eversión del párpado inferior, separándose del globo ocular que queda sin protección expuesto al entorno. De esta forma los párpados no cierran de forma completa y toda la superficie ocular se deseca no sólo por la exposición, también porque las lágrimas vierten hacia fuera y no bañan el ojo.
El tratamiento consiste en paliar la sequedad con lágrimas artificiales de manera que no lleguen a producirse las dolorosas úlceras corneales y en algunos casos se interviene quirúrgicamente.
b) Entropión
Consiste en la inversión de los bordes de, generalmente el párpado inferior, de forma que las pestañas rozan de forma constante la conjuntiva y / o la córnea. Puede ser congénita, pero en los bebés no suele ocasionar problemas por la suavidad de sus pestañas. Sin embargo en adultos produce una irritación constante que origina dolor, úlceras, conjuntivitis, etc.
El tratamiento consiste en paliar la sequedad con lágrimas artificiales de manera que se reduzca el dolor y el riesgo de ulceraciones. Si el problema se mantiene, el planteamiento es la cirugía.
c) Ptosis
El músculo que actúa como elevador del párpado superior se altera y se produce una caída del párpado. El problema puede ser congénito generalmente hereditario, autosómico dominante, o adquirido debido a causas neurogénicas por parálisis oculomotora, miogénicas por sufrir miastenia gravis o traumática debida a traumatismos.
El ojo es una estructura tan compleja que es susceptible de sufrir muchas patologías. Si queremos atender a nuestros pacientes de una forma rigurosa y profesional tendremos que estar atentos a nuestros conocimientos para refrescar los que ya tenemos y formarnos de forma adecuada y seria. Esto nos va a permitir intervenir asegurando un uso correcto y seguro de los tratamientos, ayudando a evitar complicaciones y reconociendo los signos que nos dicen la importancia de la derivación al médico.

Valora este artículo del blog:
0
Luce unas piernas sanas y bonitas
La importancia de uso de los Colutorios

Comentarios

 
No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
Invitado
Sábado, 21 Septiembre 2019
If you'd like to register, please fill in the username, password and name fields.

Imagen Captcha

Promos y Ofertas

Apúntate a nuestras ofertas exclusivas para los seguidores de noticias

Offcanvas Menu

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.